Bajar de peso: los mejores ejercicios y dietas

La mejor manera de bajar de peso es luchando contra el sedentarismo: hacer una dieta combinada con hacer ejercicio.

Si sigues esta combinación no sólo consigues bajar de peso, estarás encontrarás motivación para llevar una vida más sana y más larga.

Ejercicios para bajar de peso
Bajar de peso requiere de un poco de esfuerzo, por lo menos de una hora al día de ejercicio moderado.

Evita las dietas de moda y las dietas de choque para bajar de peso

Aunque prometen unos resultados espectaculares y parecen fiables (especialmente por la recomendación de celebridades que aseguran haber perdido peso con ellas) no te fíes. Especialmente si tienes mucho peso que perder.

Evita todos los programas y dietas que promueven la utilización de pastillas, laxantes y ayunos, así como las que prometen una pérdida de peso superior al kilo y medio por semana.

La reducción de calorías por debajo de 1,050-1,200 por día es contraproducente, pues al final lo que se pierde es músculo. Esto es lo peor que se puede hacer pues el músculo es muy costoso de construir.

Además se ralentiza el metabolismo con lo que se pierde mucho menos peso del deseado. Ten cuidado con el efecto rebote que presentan estas dietas.

Una dieta de moda no puede ser muy larga en el tiempo, pues la privación de alimentos durante largos periodos crea ansiedad y hace que se abandonen fácilmente.

bajar-de-peso

Qué ejercicio hacer para bajar de peso

Lo mejor es empezar con los ejercicios cardiovasculares y los entrenamientos de fuerza.

Los ejercicios cardiovasculares

Estos ejercicios queman muchas calorías, por lo que es ideal para bajar de peso rápido, pero luego tienes que incluir un par de horas a la semana de entrenamiento de fuerza para no quedarte “blandito”.

Para quemar más grasa, trata de romper a sudar después de un calentamiento de 10 minutos.
Lo mejor es empezar poco a poco, no hacer demasiado ejercicio de este tipo demasiado pronto, si no puedes provocarte lesiones.

ejercicios para bajar de peso

Una forma de empezar poco a poco es ir incrementando la intensidad.

Para ello es ideal los entrenamientos de intervalos– breves ráfagas de alta intensidad, seguidos de otros de un ritmo más suave, y repetir ese patrón a lo largo de tu entrenamiento.

Los entrenamientos de intervalos permiten trabajar muy intensamente sin tener que pasar estar todo el tiempo en el nivel superior, y con el tiempo, cuanto más lo haces, más fácil se vuelve y más caloría.

Si nunca has hecho ejercicio ahora, y/o tienes alguna enfermedad crónica o mucho peso que perder, es aconsejable consultar con tu médico antes de ponerte a entrenar.