Dieta balanceada, reglas básicas

Dieta balanceada o, si se prefiere, dieta equilibrada, es consumir tantas calorías como el cuerpo puede consumir por día para desarrollar todas sus actividades y funciones. Para hacerla hay que observar una serie de reglas, muy sencillas, que nos ayudarán a escoger qué comemos y cuánto de ello necesitamos.

Dieta balanceada, el equilibrio

Principios para una dieta balanceada

  1. Comer según la proporción de nutrientes 1.1.4, donde los “unos” hacen referencia a proteína y grasa, y el cuatro a hidratos de carbono.
  2. Es necesario cambiar constantemente los componentes de la dieta balanceada, para diversificar, porque de esta manera evita la escasez de diferentes tipos de nutrientes.
  3. Una dieta balanceada es posible cuando hemos conseguido un peso estable.
  4. Una dieta equilibrada se basa en las tres comidas tradicionales (desayuno, comida y cena, pero permitiendo pequeños extras tales como pequeños bocadillos entre desayuno y el almuerzo, así como el almuerzo y la cena. Estas comidas extra no impedirán, sino más bien contribuirán, a la pérdida de peso si no exceden la cantidad diaria fija de calorías.
  5. Tomar fibras digeribles contribuyen considerablemente al tracto gastro-intestinal y lo purifican. Estas fibras se encuentran en cereales, legumbres, verduras, productos de granos enteros, frutas y bayas.
  6. A pesar de que se necesita la grasa corporal, y su cantidad debe reducirse al mínimo. El consumo diario de una gran cantidad de grasa puede llevar a arteriosclerosis y a enfermedades coronarias.
  7. Los alimentos fritos en una dieta balanceada se deben sustituir por aquellos cocinados al horno o hervidos.
  8. Es aconsejable que renunciar al azúcar para contribuir a la pérdida de peso. Los dulces pueden ser sustituidos por la fruta, cuyo contenido en fructosa es muchísimo más saludable.
  9. Uso de la sal en grandes cantidades puede conducir a la hipertensión, ya que la sal es la fuente de sodio. Por lo tanto, hay que reducir la cantidad de sal en la dieta. Preferiblemente utilizar la sal yodada.
  10. Limitar al máximo el consumo de alcohol. Aparte del hecho de que el alcohol es alto en calorías, excita los receptores del apetito, lo que lleva a la interrupción del sistema de alimentación equilibrada y, por tanto es lo opuesto a una dieta balanceada en condiciones.