Hipertensión, causas y definición

La hipertensión es el aumento, de forma continuada, de los niveles de presión arterial.

La presión arterial es la ejercida por el bombeo de la sangre desde el corazón hacia las arterias (las encargadas de distribuir la sangre hacia el organismo), por tanto, si tenemos una presión alta obligamos al corazón a realizar un sobreesfuerzo en cada bombeo.

No olvidemos que el corazón es un músculo y que se deforma, agota y gasta si se somete a sobresfuerzos.

Hipertensión: válvulas coronarias

La hipertensión se convierte en un verdadero problema si la presión ejercida en sístole es mayor de 140 y la ejercida en la diástole mayor de 90. Estos valores se miden en mmHg (milímetros de mercurio), es decir, la altura a la cual esa presión arterial podría hacer subir una columna de mercurio.

Causas de la hipertensión

1.     Causas naturales.

  • El envejecimiento. La presión va aumentando de forma natural cuando envejecemos con lo que debemos ser especialmente precavidos la preparación de nuestro organismo para que no derive en problemas coronarios: tener hábitos saludables como el ejercicio, precaución con el alcohol, no abusar de la sal, no fumar…
  • La apnea del sueño. Esto origina un descenso del nivel de oxígeno lo que obliga a l corazón a forzar la presión arterial.
  • Enfermedades hormonales. Una producción anormal de esteroides tiene como consecuencia también la hiperactividad de la presión coronaria.
  • Enfermedades renales. Estas dolencias inciden sobre las glándulas renales que disparan la producción de cortisoles y hacen que el corazón entre en estado de alerta aumentando la hipertensión.

2.     Causas externas para la hipertensión

  • Niveles altos de sodio. Se derivan de un consumo excesivo de sal del que en muchas ocasiones no somos ni tan siquiera conscientes al ingerirla de manera masiva en alimentos procesados, por ejemplo.
  • La obesidad. Desde siempre se ha vinculado el sobrepeso con los problemas de hipertensión. Este estado, por lo general, es la consecuencia de otros factores como la mala alimentación, el exceso de azúcar y sal, el sedentarismo etc
  • El sedentarismo. Un caso vinculado al anterior. La vida sedentaria conduce al sobrepeso y este a la hipertensión.
Ejercicio contra la hipertensión
El ejercicio es una buena forma de prevenir la hipertensión

3.     El factor de los malos hábitos

  • Una mala alimentación. Aludíamos antes a los peligros de la comida procesada por su alto contenido en grasa, sal, azúcar etc. Debemos vigilar la dieta y ser conscientes de lo que comemos para no contribuir al exceso de sodio, grasas y azúcares en nuestro organismo.
  • Consumo de alcohol y de drogas. Por un lado aportan niveles altos de estrés al corazón, pero por otro pueden aportar multitud de residuos que afectan a la mala circulación de la sangre y, en consecuencia, derivar en problemas cardiovasculares serios.
  • Consumo de tabaco. Fumar tiene como consecuencia la obstrucción arterial por el enorme poder residual de la nicotina. A mayor dificultad para tener un buen caudal sanguíneo, mayor sobre esfuerzo arterial para conseguir llevar la sangre donde se necesita, por tanto… ¡acertaste! HIPERTENSIÓN.

Si deseas ampliar información rigurosa sobre este tema, te recomiendo la página de la Fundación Española del Corazón: haz clic aquí 

Además….

Adelgazar en una Semana

La dieta Dukan

Ejercicios para bajar de peso

Cómo acelerar el metabolismo

Dietas famosas

Perder peso rápidamente

Dieta balanceada

La mejor dieta para adelgazar

Riesgos de la obesidad

Dieta para adelgazar 10 kilos