Andar para adelgazar

Andar adelgaza, es uno de los mejores ejercicios para mantener un estómago plano, es un ejercicio asequible, cualquiera puede realizarlos y es completamente gratuito.

Ya te he comentado en otras ocasiones que es absurdo intentar quitarse grasa exclusivamente de un punto del cuerpo. Adelgazar es un esfuerzo en el que interviene todo el organismo.

Andar adelgaza

Como la grasa abdominal es un tipo de grasa que es difícil de eliminar, hay que tratar de hacer ejercicios que  ayuden a quemarla. Uno de esos ejercicios es andar.

¿Por qué andar adelgaza?

Andar es un ejercicio cardiovascular y esos son lo ejercicios que se ha comprobado que son más efectivos para quemar grasa y absorber calorías.

Correr sería lo más indicado, pero no todo el mundo está preparado para establecer una rutina de carrera diaria. Andar es la alternativa para el común de los mortales y es un deporte asequible para todas las edades.

Andar tiene un montón de beneficios:

  1. Quema grasa. Para ello es conveniente andar unos 40 minutos diarios. Hazlo a una marcha constante, sin correr pero sin que eso signifique pasear.
  2.  Construye músculo. Andar adelgaza y tonifica los músculos, lo que hace que se active tu metabolismo y tu cuerpo intensifique la quema de grasa acumulada.
  3. Se activa nuestro sistema cardiovascular. Andar reduce el riesgo de problemas coronarios y, al activar nuestro sistema circulatorio, previene del riesgo de contraer diabetes, infartos etc.
  4. Es un ejercicio especialmente bueno para las personas mayores: es una actividad física asequible que mantiene los huesos en funcionamiento y reduce los riesgos de fracturas como las de la cadera.
  5. Además de ayudarnos a perder peso, andar aumenta la capacidad energética del organismo, facilitando su correcto funcionamiento para quemar grasa.

¿Cómo debemos andar para perder peso?

Antes que nada, como siempre digo, si vas a iniciar un ejercicio, tienes que estar seguro de poder llevarlo a cabo. Ante cualquier duda, consulta a tu médico.

  • Utiliza un calzado adecuado. Cómodo y que se adapte bien a tus pies. Debe ser ligero y, a ser posible, con suela anti deslizante.
  • No empieces con un ritmo fuerte. La práctica hace al maestro, iníciate con caminatas más o menos cortas y ve ampliando el tiempo (y la distancia) que le dedicas.
  • Lo mismo con la velocidad, empieza a un ritmo suave y ve incrementando la prisa con la que recorres tu ruta.
  • Procura que sea una experiencia enriquecedora. Anda por sitios que te gusten y que te aporten entretenimiento visual.
  • Establece el andar como una prioridad diaria, una rutina “obligatoria”. Verás como no puedes dejarlo.
  • Cuando no puedas andar (por ejemplo por problemas de mal tiempo) intenta compensarlo con algún otro ejercicio.

Un consejo para andar

Calienta.

Si calientas un poco antes de empezar a andar incrementarás el nivel de oxígeno en sangre y evitarás problemas musculares (tirones, desgarros etc).

Para ello te recomiendo una caminata de unos 6 minutos a paso moderado. Después de ello puedes empezar tu ritmo “de entrenamiento”.

Empieza tus caminatas con un calentamiento. Esto incrementa tus niveles de oxigeno y la circulación sanguínea de tu cuerpo, calentando tus músculos y previniendo desgarros u otras heridas. Un buen calentamiento es caminar a un paso moderado por 5 minutos, no importa si luego vas a correr o mantener ese paso, debes hacerlo para evitar dañar tus músculos, para entrar en calor y lavar el acido láctico de tu sangre, que es dañino.