Consejos para adelgazar la cara

El rostro es un componente más de tu cuerpo y como tal podemos moldearlo para vernos mejor: existen dietas, alimentos específicos y ejercicios que te ayudarán a adelgazar la cara.

Te cuento algunos trucos básicos.

adelgazar la cara

Cómo para adelgazar la cara

1.     Reduce la ingesta calórica.

Igual que en cualquier otra parte de tu cuerpo, en la cara se nota muy rápidamente cuando no estamos siguiendo una alimentación equilibrada. Debes evitar los alimentos azucarados, los alimentos muy altos en grasas y los alimentos fritos.

Procura comer productos altos en fibra y aquellos que sean saciantes pero aporten pocas calorías (fruta, verdura, principalmente).

Cuando se inicia una dieta baja en calorías, uno de los primeros efectos es el de adelgazar la cara: se marcan más los pómulos, se reduce la grasa bajo la barbilla y se estrecha el volumen del cuello.

2.     Beber agua

Es básico para eliminar toxinas acumuladas y ayuda a mantener una sensación de “lleno” que nos ayuda a comer menos.

Si a esto le sumas consumir alimentos con menos sal, la perdida de volumen en la cara será muy rápida ya que, como en cualquier dieta, las primeras semanas lo que más hacen es eliminar líquidos y el sodio de la sal produce su retención.

El agua, además, es garantía de salud para la piel, la hidrata y le aporta mineralización.

3.     Evita ser sedentario

La actividad física también ayuda a adelgazar, pero, sobretodo, ayuda a dar forma al cuerpo. Quizá te parezca que no a la cara, pero esto no es cierto, tu rostro sale ganando cuando el resto del cuerpo se perfila.

No te hablo de grandes retos deportivos, te hablo de introducir en tus rutinas diarias un poco de actividad física: andar, levantarse del asiento, montar en bici…

Ejercicios para adelgazar la cara

Se trata de pequeñas rutinas que te pueden ayudar tener una cara más delgada.

  • Abrir y cerrar la boca. Intenta abrir lo máximo que puedas la boca y después ciérrala . Repítelo ocho veces.
  • Abrir y cerrar los ojos de forma alternativa.
  • Mueve los labios, apretados, hacia la izquierda y hacia la derecha
  • Con la lengua fuera, muévela hacia los lados durante unos 60 segundos.
  • Inclina la cabeza hacia atrás y mantente así unos diez segundos, despacio vuelve a la posición inicial y repite. Este ejercicio lo puedes hacer también de forma lateral, inclinado la cabeza hacia el hombro derecho e izquierdo. Recuerda hacerlo siempre de forma muy pausada.

4.     Los masajes

Tienen un efecto relajante de primer nivel, pero en este caso también sirven para adelgazar la cara ya que ayudan a estimular esas zonas que solemos tener en estado “dormido” ya que no solemos ejercitarlas.

Recuerda que los puntos de la cara en los que más se acumula grasa son la barbilla y las mejillas, son los puntos a los que debes prestar especial atención.

No es necesario que ese masaje te lo den una tercera persona, tu misma puedes establecer una rutina de movimientos estimulantes: una serie de pequeños pellizcos desde el mentón hacía la parte superior de la mandíbula llegando a las orejas; movimientos circulares suaves en las mejillas; fruncir y desfruncir los labios; inflar y deshinchar las mejillas etc