La importancia de lavarse los dientes

Limpieza dental, “lávate los dientes” etc es un mantra que se repite desde que somos pequeños. Debemos lavarnos los dientes al menos tres veces al día, con un buen cepillo y, sobre todo, jamás irnos a dormir sin aplicarnos una correcta higiene dental.

Todo ello no responde a una disciplina caprichosa sino que es la manera de prevenir problemas y enfermedades a corto, medio y largo plazo. Veamos porqué.

Limpieza dental para unos dientes sanos

¿Por qué es tan importante la limpieza dental?

1. Con un correcto cepillado podemos controlar la aparición de caries

El primer motivo es obvio. Con la limpieza dental prevenimos la caries. La caries es la destrucción de las membranas duras de nuestros dientes y, si no prestamos atención a su presencia puede producir oquedades en nuestras muelas y la destrucción de estas.

Es la principal causa de visitas al dentista y está ligada a la falta de una higiene “exhaustiva”, en especial sobre las piezas más interiores, sin embargo es también la más evitable: cepillado, cepillado, cepillado.

2. Cepillarse los diente evita la gingivitis y la periodontitis

Es común en etapas más adultas la pérdida de piezas dentales por enfermedades en las encías como la gingivitis o la periodontitis

Se trata de acumulación de placa, que, a medida que vamos dejando que se acumule tiende destruir el hueso sobre el que se apoyan los dientes. Esto puede ocasionar la pérdida del diente por falta de soporte.

Con un correcto cepillado eliminamos placa y damos salud a las encías que, fortalecidas, sirven de aguante para las piezas dentales.

3. Un buen cepillado garantiza unos dientes blancos

Aunque sea solo por estética, unos dientes blancos son el máximo exponente de una dentadura sana. Evitar que se tiñan es también añgo que podemos evitar con una buena limpieza.

Evita la tintura oscura que producen en vino o el café, asegurándote de una limpieza después de ingerirlos.

4. La higiene dental también garantiza un buen aliento

La mayoría de los problemas de mal aliento se producen debido a las infecciones de las encías y a la descomposición de alimentos en los espacios interdentales.

El cepillado y el uso de seda dental nos ayudan a eliminar restos y a mantener las encías fuera del contacto con elementos contaminantes causantes del mal olor de la boca.

5. Las enfermedades de la boca están asociadas con otras enfermedades del organismo

Está demostrado que una boca limpia favorece la detección temprana de problemas cardiovasculares e, incluso, enfermedades cerebrales.

Es por ello tan importante tener una rutina de visita al dentista.

Además de nuestro hábito de higiene dental, es recomendable al menos dos limpiezas profesionales al año. Es la forma de garantizarnos tener una salud dental cuidada y el mantenimiento de una boca sana

Consejos

  • Para una limpieza dental completa es necesario no solo cepillarse los dientes, también utilizar seda dental después de las comidas u otro método que evite la acumulación de sarro, restos de alimentos etc, y se provoquen infecciones y acumulación de placa.
  • Si tienes hijos es muy importante la educación de la higiene de la boca y la creación de un hábito de cepillado. Cuanto antes lo aprendan, menos tendrán que lamentarlo.
  • Toda la salud de los dientes que puedas proporcionarte con un buen lavado es, además, un ahorro indiscutible de tiempo y de dinero en el futuro.