Los secretos de la hipnoterapia

¿Es posible adelgazar con hipnosis?, ¿es posible que entrar en un cierto trance mental nos ayude a perder realmente peso?

Cuando hablamos de cómo adelgazar, casi siempre hablamos de calorías, de dietas de mil tipos, de alimentación… de un montón de conceptos para perder peso exclusivamente relacionados con la comida y de cuál es nuestra relación “física” con ella.

Hoy vamos a verlo desde un plano aparentemente más subjetivo pero, según  opinión de muchos, probadamente eficaz.

Adelgazar con hipnosis

En qué consiste adelgazar con hipnosis

Es cierto que la popularización de hipnotizadores “de feria” que podemos ver a diario en la televisión no ha ayudado demasiado a tener una idea seria de esta terapia.

Lo que sí es cierto que los sujetos que sumaron a una dieta la hipnoterapia, consiguieron alcanzar su objetivo de adelgazar más rápido y de forma más duradera que los que no.

Para entender bien qué es lo que debemos esperar de una sesión de hipnoterapia lo más importante es tener claros los principales conceptos con los que se trabaja para conseguir  el control sobre el peso.

Hay varios conceptos sobre los que se trabaja y que son los que se deben alternar con el seguimiento de una dieta:

1.     Búsqueda de la fuerza interior.

Esta terapia te ayudará a reforzar la confianza en que la voluntad propia es la fuerza que nos hace alcanzar un objetivo (perder peso en este caso).

2.     Positivizar.

Adelgazar con hipnosis se consigue induciendo al “paciente” a que refuerce la parte positiva de su alimentación: no se trata tanto de imbuir mensajes sobre lo negativo de comer pasteles como de acentuar el concepto “comer bien me hace bien, a mí y a mi organismo”.

3.     La hipnosis ayuda a visualizar el éxito de una dieta.

Funciona igual que cuando un atleta visualiza la llegada a la meta y eso es un estímulo para hacer una mejor carrera, visualizar que nuestra dieta va a funcionar es un componente clave para que funcione.

4.     Te permite alejar de ti la comida que no te ayuda a perder peso.

La hipnosis ayuda a crear imágenes simbólicas en las que, por ejemplo, podemos “colocar” esa comida indeseada en una nube y alejarla de nosotros, haciéndola más indeseable y también más inalcanzable.

5.     Los objetivos de adelgazar con hipnosis se consiguen con la práctica.

No es necesario acudir constantemente a un terapeuta, se trata de aprender los fundamentos para auto-inducirnos: dedicar un rato diariamente a reforzar las ideas positivas de las que hemos hablado.

6.     Tener recaídas no es malo, cada vez estaremos mejor preparados para volver a intentarlo.

Cualquier terapeuta que aplique la hipnosis como terapia adelgazante animará a su paciente no dejarse vencer, todo consiste en volver a empezar, pero cada vez con mayor conciencia de cómo.

Si deseas completar información sobre  la hipnosis en general, te recomiendo este artículo: “Diez cosas que saber sobre la hipnosis“.