Qué es la gastritis

La gastritis es una inflamación estomacal que se manifiesta de forma aguda o crónica y que tiene varios posibles orígenes: por una infección bacteriana, por problemas de enfermedades autoinmunes o por enfermedades como la de Crohn o la sarcoidosis.

Mientras que las personas que padecen una gastritis aguda se recuperan de forma más o menos rápida, en el caso de padecer su versión crónica la cosa se complica ya que pueden aparecer enfermedades asociadas:

  • problemas renales, anemia, úlceras gástricas, hemorragias internas…

Síntomas de la gastritis.

La gastritis es una enfermedad que se puede dar sin necesidad de presentar síntomas especiales pero, en general, la primera muestra de su aparición se refleja en:

  • dolor abdominal
  • pérdida de apetito
  • molestias asociadas al sistema digestivo como nauseas, indigestión y vómitos.

Para su correcto diagnóstico es necesario detectar la presencia bacteriana a través del análisis de las heces o por la realización de test inmunológicos, biopsia, endoscopias…

En función de la causa que determine el estudio, la gastritis se trata de una forma u otra y hay que tener en cuenta que muchos de los remedios caseros que utilizamos a menudo, lo único que hacen es suavizar los síntomas, no atacar el problema.

EL dolor de la gastritis

En cualquier caso, ante la presencia de los malestares descritos anteriormente sí es necesario adoptar una serie de medidas que, en cualquier caso, siempre nos serán de ayuda como paliativos.

Medidas ante la aparición de la gastritis:

  • No fumar
  • Evitar el alcohol
  • No tomar café ni bebidas con gas
  • Evitar los cítricos (zumos de naranja, etc) y los alimentos con mucha grasa.

Alimentos que previenen la gastritis

Una dieta rica en fibra y flavonoides es una forma de evitar el crecimiento de las bacterias asociadas con esta enfermedad.

Un ejemplo de estos alimentos es:

–       cebolla

–       las legumbres

–       el ajo

–       el brócoli

–       el tomillo y el perejil

–       la col rizada