Té: varias infusiones adelgazantes

Una infusión que te despierta, que tiene buen sabor y que te llena de energía, también puede ayudarte en tu dieta. Hablo del té para adelgazar, un remedio que, casi seguro, que tienes en casa.

El té para adelgazar, cómo funciona

Las propiedades del té cada día sorprenden más. Raro es el mes que no aparece algún estudio que atribuye a esta bebida propiedades anti oxidantes, regeneradoras de la piel, anticancerígenas… Muchas de ellas parecen exageradas, otras están sobradamente demostradas.

El té tiene poderes tranquilizantes, es aliado contra la caries y sirve para adelgazar.

Los compuestos del té combaten la acumulación de grasa en el organismo.

Pero no todos actúan de la misma manera ni son exactamente igual de efectivos.

Tipos de té adelgazantes

El té verde

Se trata de un té que ayuda a activar el metabolismo, de ahí su efectividad a la hora de adelgazar: colabora en la quema de grasa y su ingesta ha demostrado ser un buen aliado contra el sobre peso.

Es también rico en antioxidantes con lo que es casi un elixir anti-edad natural y barato.

El oolong.

Es un té semifermentado.

Se trata de una planta tratada tradicionalmente en bodegas y en cuevas, de ahí su color rojo, que indica un cierto nivel bacteriano.

Actúa como potente quema grasas e, incluso, se le atribuyen propiedades anti colesterol  (actuando como un “limpiador” del torrente sanguíneo).

El té de rosa

Un té para adelgazar con propiedades conocidas desde la antigüedad.

Sería la mezcla de té tradicional y capullos de rosa liofilizados.

Actúa como limpiador de la piel y tiene un poderoso efecto contra las toxinas, pero, además, contiene vitaminas A, B, C, D y E que son fundamentales por su acción contra las infecciones.

Es un aliado a la hora de perder peso ya que colabora en la buena funcionalidad del tracto digestivo, fundamental para eliminar los restos del proceso digestivo y acabar con la sensación de hichazón y “barriga llena”: un té anti estreñimiento como pocos.

té para adelgazar

El té blanco

Funciona evitando que se formen grupúsculos de grasa y ayuda al organismo a descomponer y reutilizarla para la obtención de energía.

Tiene, además, un buen  efecto sobre la piel y los efectos nocivos del sol sobre ella con lo que es un poderosos antioxidante.

El té negro

Es una infusión que actúa positivamente sobre nuestras funciones cardiovasculres gracias a que favorece la secreción de interferón que es un elemento natural que protege al organismo de infecciones mejorando el riego sanguíneo con la dilatación de sus vasos.

El té Ashwagandha

Se trata de un té para adelgazar que actúa sobre el sistema nervioso induciendo a la tranquilidad.

Es conocido que el estrés vital es un inductor de los procesos inflamatorios, los cuales están íntimamente ligados a la obesidad, a la diabetes y a los problemas derivados de una mala salud cardiovascular.

Actuaría reduciendo también los niveles de cortisol, un auténtico imán para acumular grasa en la zona del vientre.

La hierbabuena.

Si bien no es propiamente un té, tiene propiedades que loa asimilan a esa infusión.

Se trata de una bebida caliente de efecto suave y refrescante que, como otros tés para adelgazar funciona como un activador del metabolismo, un activador de la quema de grasas.